¿La sordera es una discapacidad física?

Uncategorized

La hipoacusia o pérdida auditiva es la reducción de la capacidad de una persona para percibir sonidos. En ocasiones esta pérdida puede derivar en sordera, que es la pérdida profunda o total de la capacidad de oír.

Dependiendo del grado de pérdida auditiva podríamos valorar solicitar un certificado de discapacidad, ya que este problema puede condicionar el día a día de la persona.

 

¿Qué es una discapacidad física?

La discapacidad está definida en el Boletín Oficial del Estado como “una situación que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias previsiblemente permanentes y cualquier tipo de barreras que limiten o impidan su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”. 

En cuanto a una discapacidad física, nos referimos a una deficiencia en la capacidad funcional de un órgano, ya sea por patologías relacionadas o cuando éste ha sido amputado. La afección puede darse en:

  • Sistema musculoesquelético.
  • Aparato digestivo.
  • Sistema nervioso.
  • Aparato respiratorio.
  • Sistema endocrino.
  • Otros órganos o miembros del cuerpo.

Cuando la discapacidad se encuentra en un órgano sensorial, como es la vista o el oído, no se trata de una discapacidad física, sino de una afección relacionada con el propio sistema sensorial.

La discapacidad auditiva se reconoce cuando el rendimiento de la persona presente un déficit de, al menos, un 33%. Según la patología, puede reconocerse como una incapacidad laboral total.

 

¿Qué es una discapacidad auditiva?

La discapacidad auditiva no se manifiesta físicamente a primera vista, pero supone una limitación a la autonomía de las personas que la padecen. En algunos empleos, padecer hipoacusia puede suponer la inhabilitación por presentar incompatibilidades.

Existen muchos grados y tipos de hipoacusia y, aunque todos resultan incapacitantes en mayor o menor medida, es un tribunal médico quien se encarga de evaluar y calcular la discapacidad auditiva para emitir el certificado correspondiente.

La hipoacusia, cofosis o sordera total se diagnostica como un déficit auditivo, incluso cuando es síntoma o consecuencia de una enfermedad relacionada.


 

Tipos de discapacidad auditiva

Hipoacusia y sordera, ¿es una discapacidad física?

Existen diferentes formas de evaluar una discapacidad por hipoacusia, en función del origen y el grado de pérdida.

Según el origen de la hipoacusia: 

  • Hipoacusia neurosensorial: alteraciones en la percepción del sonido, el oído funciona correctamente pero los neurotransmisores no.
  • Discapacidad auditiva conductiva: dificultades en la transmisión de los sonidos, el oído presenta problemas, por lo que no llega bien el sonido.
  • Discapacidad auditiva mixta: cuando la pérdida auditiva tiene origen tanto en el oído externo como en el oído medio.

Según el grado de pérdida:

  • Pérdida leve: se perciben sonidos entre 20-40 dB.
  • Pérdida moderada: perciben los sonidos entre 40-70 dB.
  • Pérdida grave: la pérdida auditiva se encuentra entre 71-90 dB.
  • Pérdida profunda: la pérdida auditiva está por encima de los 90 dB.

 

Certificado de discapacidad auditiva

Para poder solicitar el certificado de discapacidad por pérdida auditiva hay varios factores a tener en cuenta:

  • La pérdida de audición debe ser permanente.
  • El grado de discapacidad por hipoacusia se establecerá debe ser igual o superior al 33%. 
  • Las pruebas auditivas realizadas por un audiólogo miden la hipoacusia en 4 frecuencias de decibelios normalmente percibidas por un oído sano.
  • En primera instancia se trata de corregir el problema, y tras la aplicación de tratamientos médicos, se evalúa la condición del solicitante para verificar si el daño persiste.
  • Se tendrá en cuenta si la lesión afecta al desempeño laboral de la persona que lo padece.
  • Si llegado el caso se demuestra que la pérdida es consecuencia de la actividad laboral sin la debida protección o por la exposición continuada a ruidos fuertes, se podrían solicitar responsabilidades al empleador.

Una vez realizadas las pruebas y con el certificado de pérdida expedido por el médico, deberá presentarlo junto con el DNI y el certificado de empadronamiento en la administración competente de su comunidad autónoma.

El siguiente paso será la evaluación médica por parte del Sistema Nacional de Salud y una vez concluido se le comunicará el grado de discapacidad que se ha asignado a su caso, si es que el tribunal médico así lo considera.

 

Ventajas certificado de discapacidad

El certificado de discapacidad tiene una serie de ventajas tanto fiscales como acceso a ayudas y subvenciones:

  • El certificado da acceso al plan de Ayuda a Domicilio.
  • Entrada en el programa de Formación Profesional Ocupacional.
  • Apoyo al Empleo en Cooperativas de Trabajo Asociado.
  • Obtención del carnet municipal de deporte adaptado, que permite el acceso gratuito a instalaciones deportivas municipales.
  • Acceso a centros especializados orientados a las personas con discapacidad.

 

Tratamiento de la discapacidad auditiva

Una vez se determina que la pérdida auditiva es crónica, el tratamiento más común para mejorar la calidad de vida del paciente consiste en la utilización de audífonos u otras alternativas, como implantes quirúrgicos. Estos deberán adaptarse al paciente para suplir la hipoacusia que pudieran sufrir.


 

Preguntas frecuentes sobre hipoacusia como discapacidad física

> ¿Es la hipoacusia una discapacidad?

En el entorno laboral, se considera que la pérdida auditiva es incapacitante cuando obstaculiza el desarrollo normal de la actividad laboral. Puede considerarse una discapacidad auditiva, pero no una discapacidad física.

¿Puedo solicitar la discapacidad si tengo hipoacusia unilateral?

A la hora de calcular la discapacidad se tiene en cuenta la pérdida de audición combinada en ambos oídos, por lo que, si uno de ellos está sano, el porcentaje de discapacidad será menor.

> ¿Cómo prevenir la discapacidad auditiva?

La mejor forma de cuidar el oído es no exponerse a sonidos fuertes y constantes y utilizar protectores auditivos durante actividades peligrosas para el oído y acudir a revisión en el centro auditivo de forma periódica.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.