Encuentra un audiólogo para el diagnóstico y tratamiento de la anacusia o cofosis.

¿Qué es la cofosis?

La cofosis es una patología auditiva que afecta a millones de personas en todo el mundo. Puede tener origen congénito y, en muchos otros casos, adquirirse a lo largo de los años.

En ocasiones llamada sordera profunda, la cofosis es la pérdida total de la audición. Esta dificultad para recibir el sonido puede afectar a uno o a ambos oídos en diferentes formas y grados.

En función de las causas que expliquen su aparición, la cofosis o anacusia puede ser congénita, neurosensorial, o debida a malformaciones en el conducto auditivo.

Encuentra un audiólogo

Encuentra tu solución auditiva. Evalúa tu nivel de audición y empieza a tratarla cuanto antes.

Encuentra un especialista en audición

Causas de la cofosis

Aunque en algunos casos se desconoce su origen, la cofosis puede tener múltiples causas que nos llevarán a su diagnóstico: 

Causas congénitas de la cofosis

  • Patologías relacionadas. Enfermedades como el síndrome de Mèniere, la meningitis o la otosclerosis pueden causar pérdida auditiva si no se tratan a tiempo.
  • Problemas en el embarazo. Algunas malformaciones del conducto auditivo se deben a alteraciones durante la gestación.

Causas hereditarias de la cofosis

Si existen antecedentes de anacusia en nuestra familia, estos genes podrían heredarse incluso de forma recesiva.

Causas adquiridas y neurosensoriales de la cofosis

  • Vejez. Con el paso de los años algunas capacidades, como la audición, pueden verse deterioradas.
  • Infecciones y lesiones. Los daños cerebrales no no tratados adecuadamente pueden derivar en una pérdida auditiva profunda.
  • Exposición constante a ruidos y ciertos sonidos a una frecuencia demasiado alta.
  • Medicamentos ototóxicos que perjudican al conductivo a auditivo y la audición.

¿Se puede prevenir la cofosis?

Aunque la cofosis puede mostrarse de forma inesperada o congénita, cuidar nuestro conducto auditivo y proteger nuestra audición de factores de riesgo puede evitar su aparición.

Estas son algunas medidas que podemos tomar para prevenir la sordera total repentina:

  • Cuidar el oído con una correcta higiene, evitando usar bastoncillos ni productos que puedan dañar al conducto auditivo.

    Limpiar los oídos de forma segura es esencial para evitar la acumulación de bacterias u otros microorganismos tóxicos.

  • Los ruidos que superen los 120 dB son un gran factor de riesgo para la anacusia.


    En caso de que nuestro trabajo nos exija exponernos a esta frecuencia de sonido, utilizar cascos aislantes será de gran ayuda.

  • Ciertos fármacos tienen como efecto secundario la pérdida progresiva de la audición: por eso es importante leer bien el prospecto y consultar con nuestro médico antes de ingerir cualquier medicamento.

Cuando la cofosis se da de forma innata no existen métodos para su prevención, sino tratamientos que ayudarán a corregir cierto nivel de audición.

Tipos de cofosis

El funcionamiento del oído es complejo, y la sordera total no tiene por qué afectar a ambos conductos auditivos ni en el mismo grado.

En función de donde se encuentre la pérdida auditiva, distinguimos dos tipos de cofosis:

  • Cofosis unilateral. Afecta únicamente a uno de los dos oídos.
  • Cofosis bilateral. Afecta a ambos oídos.

En función del tipo y grado de anacusia o cofosis se pueden prescribir diferentes tratamientos o apoyos técnicos que ayuden a la persona a tener una mejor calidad de vida.

Diagnóstico y síntomas de la cofosis

La cofosis no siempre tiene origen congénito, y es común que su aparición llegue de forma progresiva. Una señal diagnóstica puede ser un zumbido persistente en el oído que no parece calmarse de ninguna manera, también llamado tinnitus o acúfenos.

El síntoma más evidente de la cofosis es la sordera total.

Si detectamos pérdida de audición profunda en nosotros mismos o en un conocido, debemos acudir al otorrino inmediatamente para que evalúe nuestra salud auditiva.

Una vez descartadas patologías más graves relacionadas con el conducto auditivo, un audioprotesista nos realizará diferentes pruebas audiométricas que servirán para prescribir la ayuda auditiva que necesitemos.

Tratamientos para la cofosis

No existe un tratamiento, una cura ni ningún producto milagro que permita restaurar la audición para aquellas personas que tienen anacusia; sin embargo, existen diferentes ayudas técnicas que facilitan la comunicación y la inclusión social de quien la padece.

En función del grado de anacusia, el otorrino o audioprotesista puede recomendar soluciones auditivas como:

  • Audífonos. Suele ser la opción más recomendada, tanto en casos de cofosis unilateral como bilateral, ya que permite una recepción del sonido natural y adaptada al ambiente acústico donde nos encontremos.

     

  • Implante coclear. Suele aplicarse cuando la cofosis es prelocutiva y en casos donde la pérdida auditiva es profunda, ya que el amplificador de un audífono puede no ser suficiente tecnología para corregir su audición.

     

  • Cirugía. Dependiendo de las causas podría realizarse una intervención quirúrgica, a veces con el apoyo de audífonos o implantes cocleares.

La sordera total, cuando es diagnosticada previa al aprendizaje del habla, suele requerir un abordaje más complejo que no siempre permitirá desarrollar una comunicación oral fluída.

En la gran mayoría de casos, la cofosis puede corregirse con el apoyo de audífonos. 

Encuentra un especialista en audición

Encuentra un audiólogo

Te ayudamos a encontrar la mejor solución para tu pérdida auditiva.