Hipoacusia.info

Encuentra un audiólogo especialista

Visión general de la hipoacusia

La pérdida de audición puede afectar la vida social de quien la padece. Imagina lo que experimenta una persona que sufre de pérdida auditiva al ir a una reunión o fiesta. Puede ver que ocurren cosas que producen sonidos, sin embargo, no logra oír algunas de ellas.

Esto puede generar cierta ansiedad. Si en el lugar en el que se encuentra hay mucho ruido, le va a costar comprender lo qué está escuchando, así que su cerebro se pone a trabajar al máximo tratando de descifrar lo que con dificultad está oyendo.

Esto en algunos casos puede ocasionar dolores de cabeza y hasta estrés. Le hablan, pero no logra entender lo que le dice su interlocutor así que responde con una sonrisa un tanto nerviosa. Quienes saben que lo padece, le hablan a gritos o repiten varias veces lo que dicen para asegurarse de que lo entienda y aunque, en algunos casos sería de ayuda, puede resultar algo vergonzoso al estar en público. Así es como surge el deseo incontenible de regresar a casa y difícilmente querrá volver a experimentarlo. 

Si ha sido tu caso, el de algún familiar o ser querido este artículo es para ti.

Encuentra un especialista en audición

Encuentra un audiólogo

Buscar una solución a tiempo. Minimiza los daños y detén el avance de la hipoacusia

¿Qué es la hipoacusia?

Podemos decir que la pérdida auditiva o hipoacusia, es la reducción de la capacidad auditiva que puede presentarse en uno o ambos oídos

Cuando esto ocurre, se observa una pérdida mayor a 20 decibelios en comparación con un oído sano. Esto va a impedir escuchar con fluidez una conversación y ocasiona que algunos sonidos parezcan confusos. 

Este problema se hace más grave a medida en que avanza la edad, dado que conforme vamos envejeciendo, las células del oído sufren daños degenerativos lo que produce dificultad para percibir y procesar adecuadamente las ondas sonoras.

Hipoacusia

Causas de la hipoacusia

Entre los principales factores que la originan podemos mencionar:

  • El envejecimiento. Con el paso del tiempo las estructuras del oído se degeneran y dificultan nuestra capacidad de escuchar, dando origen a la presbiacusia, que es la pérdida auditiva relacionada con la edad y generalmente aparece a partir de los 60 años.

     

  • La exposición al ruido. Vivir en entornos ruidosos, como áreas cerca de aeropuertos, vías de tren, o alguna zona de construcción ruidosa, del mismo modo que escuchar música o ver televisión al máximo volumen puede desencadenar problemas a futuro con nuestra audición.

     

  • Ruidos laborales. Trabajar en lugares generalmente ruidosos como construcción, fábricas, discotecas, conciertos, áreas de minería, y otros trabajos que impliquen detonaciones pueden causar daños irreversibles al oído, y por ende, perder nuestra capacidad auditiva.

     

  • El inadecuado uso de auriculares. Este problema atañe mayormente a los jóvenes, quienes son los que más tienden a utilizar auriculares a diario sin tomar en cuenta el volumen recomendable, este tipo de exposición a largo plazo ocasiona daños auditivos importantes.

     

  • Factores genéticos. La composición genética puede marcar la diferencia en el grado de vulnerabilidad entre personas a padecer sordera o pérdida auditiva, existen quienes no se ven afectados a pesar de correr los mismos riesgos de daños al oído.

Otros factores de riesgo

  • Deformaciones en la oreja
  • Golpes o lesiones
  • Ciertas enfermedades e infecciones del oído
  • Deterioros súbitos en los oídos
  • Medicamentos mal indicados
  • Obstrucción por exceso de cerumen o cera en el oído
  • Tumores en la cabeza
  • Consumo excesivo de alcohol y tabaco

 

Hipoacusia
Encuentra un especialista en audición

Encuentra un audiólogo

Buscar una solución a tiempo. Minimiza los daños y detén el avance de la hipoacusia

Pruebas auditivas básicas

Se aplica para determinar el umbral auditivo del paciente tras emitir una serie de tonos que deberá o no percibir según sea su grado de capacidad auditiva.

Esta prueba auditiva se utiliza para evaluar la comprensión verbal del paciente, al reproducir mediante unos audífonos algunas frases, fonemas o palabras que el paciente deberá repetir según lo que comprendió al escuchar.

Utilizada para medir la variación de presión que emite el oído, con el fin de evaluar la salud del tímpano y el oído medio. Generalmente el resultado se coteja con el de la audiometría.

Este examen de audición evalúa cómo responde el oído ante el sonido, consiste en introducir una sonda en el oído externo para evaluar el comportamiento de la onda sonora en el oído medio.